Angry bird mi juego favorito

¡Malditos cerdos! Odio a esos cerditos de color verde y esos sonidos que hace su nariz cuando no consigo derribarlos y consiguen salvar su pellejo.
En cambio estoy tan orgullosa de esos pajaritos que solo pretenden salvar sus huevitos. Angry bird es más que un juego de moda es merchandising, marketing… es una nueva marca.
Y es que además de ser un juego que vicia mucho las ilustraciones y gráficos son sencillamente excelentes si no has jugado te recomiendo que lo hagas pero… no te aseguro que te desenganches.






Crisis un tema de todos

La crisis ya está aquí ya no se puede echar marcha atrás sino mirar para adelante.

Es un hecho, ya no valen más excusas ni tupidos velos, la crisis está aquí. Está aquí y la notamos en nuestras casas y por supuesto en nuestra economía. Lejos quedaron aquellos tiempos de opulencia en que podíamos permitirnos muchos lujos.
Ahora toca cuidar la economía e intentar ahorrar en todo aquello que nos podamos permitir. En muchas ocasiones nos toca desprendernos de aquello que pudimos conseguir en los tiempos dorados.
Debido a esta crisis muchos son los negocios que intentan sobrevivir o hacer negocio con esta situación algunos de ellos son las tiendas de compra-venta de oro o chatarra. Está visto que lo que para muchos es pérdida para otros es oportunidad.






Internet bien de necesidad básica

Internet se está volviendo como un bien básico en mi vida. Ya no solo me informo sino que además veo la televisión aquí, me comunico con familia y amigos, hago mis transferencias bancarias, trabajo por este medio… se podría decir que es el medio por el que con mayor frecuencia me relaciono. Todo el mundo debería tener derecho a conectarse, así como todo el mundo hoy en día tiene agua, electricidad o teléfono.

Creo cercano el día en que internet se convierta en un bien de necesidad básica.






Una página que te ayuda a encontrar seguros de coches baratos

Recientemente he encontrado una página que se presenta de lo más interesante y la verdad es que quiero compartirla con vosotros. Esta página es una página para encontrar seguros de coches baratos llamada Comparación Seguros.

En esta página encontraréis buenos consejos para poder encontrar aquellos seguros que mejor s¡e amoldan a vuestras necesidades y poder así reducir gastos que tal como estamos ahora no viene mal.

Además en esta página encontraréis también buenos consejos para la comparación de seguros de todo tipo, ya sean de hogar, médicos, para vehículos, animales, viajes… todo lo que os podáis imaginar pensando en vuestra seguridad y coberturas pero también pensando en vuestro bolsillo.






La navidad es tiempo de ser felices

Es lógico que extrañemos a nuestros seres queridos en estas fechas tan especiales. Son tiempos de celebración y muchas veces no logramos apreciar lo que tenemos sin acordarnos lo que nos falta, lo que hemos perdido por el camino. Es lógico. Pero la verdad que mientras más mayor te haces más te das cuenta que debes hacerlo desde la alegría. La alegría de haber podido vivir tantos y tantos momentos y la alegría de darte cuenta de cuántos están por llegar.

Celebremos la navidad dando las gracias y no reprochando lo que nos falta.

Desde hoja en blanco os deseamos “Feliz navidad” y un mejor año 2012!

 

¡Saludos!






El placer de leer un libro

Leer un libro es de lo poco en esta vida que es dificil arrepentirse. Lo que no entiendo es porque están tan de moda los ebooks. Yo adoro los libros con sus páginas, su olor su tácto… y que luego puedas mirar en tu estantería esas pequeñas partes de tu vida. En cambio encuentro un ebook muy frío, todo ese calor, esa familiaridad que te da un libro el ebook la mecaniza y hace que la calida relación que te da un libro se congele por momentos.

Si me permitiís yo prefiero perderme en el calor de un buen libro.






El invierno es necesario para poder disfrutar el verano

Siempre he pensado que el invierno es la mejor época del año para reflexionar. El invierno fomenta cuando no estamos trabajando que nos tumbemos en el sofá, leamos o veamos pelis bajo el manto del hogar. Para muchos esto es vaguear, o no hacer nada, pero para mi es una necesidad, una circunstancia necesaria para poder afrontar lo que nos espera entre semana.

El invierno es la época en que podemos utilizar nuestro ocio en pensar en nosotros mismos, y eso a veces se agradece por qué no decirlo. El verano nos invita por el contrario a coleguear y familiarizarnos con el resto, a salir a pasar tiempo fuera de casa.

Ambas son épocas del año que invitan a cosas diferentes y ambas necesarias. Porque un equilibrio pasa por quererse a uno mismo y a los demás.






Qué rápido pasa el tiempo

El tiempo es ese suspiro que se va sin remedio y a veces esa losa que no se desprende de nosotros y no nos deja fluir. El tiempo es la palabra que nadie quiere escuchar ni nadie quiere pronunciar. Es la palabra prohibida contra la que muchos luchan pero siempre pierden la batalla.

El inexorable tic-tac del tiempo. El pausado pero inminente encuentro cara a cara con la verdad. La verdad que dice que nada es eterno, ni siquiera los recuerdos.






No puedo vivir sin mi

Ayer fue un día gris, ese tipo de días que el sol no te da la bienvenida para inspirarte. A veces el sol puede ser muy descortés, sobre todo cuando le pides fervientemente que te acompañe en tu camino pero está demasiado perezoso.

Ayer tuve que tirar de agallas, tuve que tirar de mis propias fuerzas, de mi motivación para ver más colores y menos oscuridad. Di credibilidad a esa frase que dice que todo depende del color con el que se mire y no siempre puedes depender que los demás te muestren el camino. Descubrí que tú mismo eres luz y que puedes siempre iluminar tu camino con colores o pasar a través de tinieblas.

Descubrí que desde hoy seré mi sol y que a través de mis rayos, sólo seré yo quién ilumine mi camino.






Ayer… pero podía ser hoy

Ayer fue un día normal… todos los días lo son.

Iba por la calle caminando y de repente me encontré con una vieja amiga. Primero lo de siempre, mera formalidad: cuánto tiempo, cómo estás… Hacía como 4 meses que no la veía y sólo surgieron las mismas frases pre-fabricadas de siempre. La pena es que luego no me dió tiempo casi a cruzar ninguna frase más. Y en la despedida me dí cuenta que sí realmente le hubiera preguntado algo importante o simplemente le hubiera dicho lo que me apetecía decirle en aquel momento no estaría pensando sobre eso.

Es curioso cómo las personas podemos racionalizar momentos en que realmente lo único que nos apetece es sentir, y cómo nos resistimos a dejarnos llevar…

La próxima vez intentaré estar más atenta… aunque no prometo nada.